Metodología de muestreo de diatomeas

Conocer los humedales artificiales y su interés en la descontaminación
marzo 27, 2018
Aportes al SiB
mayo 21, 2018

Descargar artículo

Desde Aïgos nos complace presentarles el siguiente artículo de la serie técnica de diatomeas escrito por Laura García Rivas. En esta ocasión, tratamos el tema de la metodología de muestreo de la comunidad de diatomeas cuando el objetivo de la campaña es la determinación de la calidad del agua.

Esperamos que estos artículos reflejen nuestro compromiso con la investigación y los avances técnicos en el contexto colombiano. Esta metodología se desarrolló en base a protocolos internacionales que fueron adaptados a las condiciones observadas por Aïgos en los trabajos de campo en las cuencas de los ríos Bogotá, Magdalena y Cauca.

¿Cuál sería la metodología de muestreo de diatomeas más óptima en Colombia?

Tras realizar un estudio de las metodologías de muestreo de diatomeas en el mundo, principalmente América del Norte y Europa (AFNOR 2007; AENOR 2014a y b), se obtuvieron los puntos comunes en todas ellas. Posteriormente, se adaptaron a las condiciones de Colombia que han sido observadas durante los trabajos de campo realizados. Esta metodología se basa en las condiciones observadas en las campañas de muestreo del Río Bogotá (ASCONIT, 2014), el Río Magdalena (AÏGOS 2015 y AÏGOS 2016) y el Cauca (AÏGOS 2017) donde se estudiaron las comunidades de diatomeas de estos ríos así como de sus afluentes. Así se obtuvo la siguiente metodología de muestreo.
El protocolo de muestreo que se sigue en AÏGOS, se basa en la correcta elección del lugar y el sustrato de muestreo. Para el caso de la bioindicación en general, y en especial las diatomeas que es lo que nos concierne aquí, la estación de muestreo es un tramo del río de 10 veces el ancho del mismo en el punto en el que se toma la muestra de físico-química y se mide caudal. Esto se cumple siempre que en ese tramo no existan perturbaciones tipo poblaciones, descarga de efluentes, desembocadura de un tributario, etc. las cuales deben ser evitadas para obtener unos datos de calidad del agua confiables. En dicha estación se buscan las condiciones óptimas de crecimiento de las diatomeas que son: (1) velocidad de corriente, por lo que se tiende a muestrear en el canal principal del río si es posible y se evitan las zonas de remanso, (2) luz, por lo que se evitan zonas demasiado sombreadas y (3) sustrato biogénico que es aquel donde las diatomeas se asientan más fácilmente y por tanto, la probabilidad de encontrar una comunidad totalmente desarrollada es mayor.

En la estación se buscan las condiciones óptimas de crecimiento de las diatomeas, que son: (1) velocidad, (2) luz y (3) sustrato biogénico

En base a estas condiciones se establece una jerarquía u orden de muestreo. Este orden de muestreo se basa en estudios realizados a nivel mundial que muestran en qué sustratos es más probable encontrar diatomeas (Taylor et al. 2007), y es el siguiente: (1) sustrato rocoso mineral, (2) sustrato antropogénico naturalizado (por ejemplo, bloques de ladrillo que formen parte del sustrato del lecho del río), (3) estructuras verticales de concreto (pilastras de puentes, paredes de canales, etc.), (4) macrófitas emergentes, (5) macrófitas sumergidas, (6) sedimento o si se ha colocado previamente, sustrato artificial introducido. En el caso del sustrato artificial introducido, hay que señalar que se suelen usar portaobjetos ubicados a poca profundidad, pero en AIGOS recomendamos la introducción de sustrato rocoso con el objetivo de aumentar la probabilidad de desarrollo de una comunidad de diatomeas. En cualquier caso, no recomendamos el muestreo de maderas u hojarasca, excepto que se esté totalmente seguro que ese sustrato pertenece a esa estación de muestreo, y que no ha sido arrastrado por la corriente. Además, no recomendamos el muestreo de vegetación terrestre inundada, dado que la comunidad de diatomeas no ha tenido tiempo suficiente para desarrollarse en dicho sustrato, como se ha podido observar en análisis realizados donde se encontró poca concentración de diatomeas y, principalmente, especies pioneras (AÏGOS, 2016).

¿POR QUÉ NO USAMOS UN MUESTREO MULTIHÁBITAT?

En el caso de los macroinvertebrados, el muestreo multihábitat es totalmente recomendado para poder obtener una muestra representativa de la estación, pero en el caso de las diatomeas, desde AÏGOS no lo recomendamos, dado que en los grandes ríos, el mayor porcentaje de sustrato es el areno-limoso. El problema es que las valvas cuando muere la diatomea caen al lecho del río, por lo que en la mayoría de los casos, las valvas recolectadas no serán indicativas de la calidad en el momento de muestreo, sino valvas de meses atrás

El muestreo se debe llevar a cabo sobre una superficie total de 100 cm2 de sustrato recolectado a lo largo de toda la estación si es posible, situado a una profundidad suficiente que asegure que ha estado sumergido en las anteriores semanas, y de preferencia en facie de flujo “rabión”.

El primer paso tras la obtención de los sustratos, es enjuagarlos para eliminar la mayor cantidad de sedimento y materia orgánica posible que posteriormente interfieren con la identificación de las especies. Posteriormente se procede al cepillado en círculos en caso de sustrato rocoso o al agitado y estrujamiento con etanol en caso de sustratos vegetales. En el caso de superficies verticales de concreto, se recomienda el diseño de un raspador con una malla de 20-30 μm de poro.

El muestreo de sustratos minerales se realiza por cepillado de la superficie, mientras que el de sustratos vegetales es por agitación y estrujamiento

En cualquiera de los casos, posteriormente se vierte el contenido en un frasco de doble capa de polietileno translúcido que evita la contaminación, se fija la muestra con etanol 75% v/v, y se mantiene la misma, debidamente etiquetada, en condiciones de frío y oscuridad. En el caso de que la muestra vaya a ser procesada rápidamente en laboratorio, es recomendable el uso de etanol y no de formol tamponado por su mayor inocuidad en campo. En caso de requerirse una conservación más prolongada de la muestra, se puede proceder a usar formol como conservante o a añadir etanol cuando se requiera.

Bibliografía

AÏGOS 2015. Implementación de la bioindicación en el Río Magdalena. Campaña de muestreo para el diagnóstico de las estaciones de la red. Informe final Diciembre 2015.
AÏGOS, 2016. Implementación de la bioindicación en el Río Magdalena. Campaña de muestreo para el diagnóstico de las estaciones de la red y determinación de la calidad del agua. Informe final Diciembre 2016.
ASCONIT, 2014. Mejora de la gestión integral de los recursos acuáticos en Colombia. Implementación de indicadores biológicos de la calidad de las aguas. Informe final Octubre 2014.
Taylor J.C., Harding W.R., Archibald C.G.M., 2007. A Methods Manual for the Collection, Preparation and Analysis of Diatom Samples. Version 1.0. ISBN 1-77005-483-9.
AENOR, 2014a. Norma UNE EN 13946: 2014. Calidad del agua. Guía para el muestreo de rutina y el pretratamiento de diatomeas bentónicas de ríos y lagos.
AENOR, 2014b. Norma UNE EN 14407: 2014. Calidad del agua. Guía para la identificación y recuento de muestras de diatomeas bentónicas de ríos y lagos.
AFNOR, 2007. Norma NF-T90-354. Qualité d’eau. Détermination de l’Indice Biologique Diatomées (IBD)

Autor: Laura García Rivas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Español